RETRANSMISIÓN EN DIRECTO


Live video from your Android device on Ustream SI TE PERDISTE LA LLEGADA DE ANTONIO A SANTIAGO EL PASADO 11 DE MAYO

27 abr. 2012

Etapas 43/44. Calzada de Valdunciel y El Cubo de la Tierra del Vino


esta mañana me he dado cuenta de lo bonito que es el centro histórico de Salamanca a medida que me acercaba a las afueras y veía más y más edificios, curioso. 

A media mañana Nico nos ha traído unas empanadas exquisitas del centro de Salamanca, muy cerca de la Plaza Mayor. Así que hemos aprovechado para cantarle cumpleaños feliz en petit comité y darle su regalo, que se lo había ganado, unos muchequitos de esos frikis que le había gustado. Concretamente los cuatro de La Naranja Mecánica, una magnífica película por otro lado.



El camino ha discurrido serpenteante a la carretera por llanuras infinitas y unos cielos espectaculares, pero finalmente llegué a Calzada de Valdunciel y me despedí del equipo ya que no tenían alojamiento ni comida en el pueblo. Eso sí, yo comí estupendamente en el Restaurante de la carretera, muchas gracias chicos. Un plato caliente se agradece siempre.



A la mañana siguiente me llevé la sorpresa de un día lluvioso sin mi amigo palentino, realmente extraño. El equipo de Digital Master tuvo que recorrer más de 25 kilómetros de autovía para encontrarme porque no había ninguna salida antes, cosa diferente del sur también. Me encantó verlos porque montaron la sombrilla en la furgoneta y desayunamos todos juntos. Les faltó el café calentito, pero tampoco me voy a poner exquisito. 

Al mediodía llegamos a El Cubo de la Tierra del Vino, donde nos encontramos con Luís, el técnico del ayuntamiento que nos ha ayudado en este lugar. No dudó en parar su coche bajo la lluvia para saludarme y charlar un ratito. Un tipo muy cordial y simpático que no sé ni las veces que me ha dicho que cualquier cosa, lo llame.

Al llegar al albergue nos ha sorprendido en la puerta el simpático hospitalero que nos ha abierto la puerta y nos ha explicado todo en plis plas, el tiempo que han tardado Alberto y Carlos en descargar todo el equipo para apartar la furgoneta de la puerta y Nico cocinando un arroz con pollo, aunque parece que no hay colorante, jajaja, novato.

Después de ponernos hasta arriba de arroz, que no estaba tan malo después de echarle sal, ha llegado un simpático vecino del pueblo que había leído sobre mí en los medios, cosas de Nico, y que quería regalarme una botella del vino que él hacía. Por su puesto, me tomé una copa con él y lo acompañé a la iglesia donde ayudaba al párroco local para que me pusiera el sello del camino, todo un lujo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario